Vive en armonía, vive aplicando el Feng Shui.

Si tuviste la oportunidad de salir de vacaciones, o de salir un fin de semana y al regresar a tu casa sentiste, una sensación de pesadez o incomodidad, eso significa que la energía de tu casa no es la adecuada.

En forma inconsciente, las personas tienden a acumular un sin fin de objetos, dichos objetos podríamos clasificarlos en, “útiles”, siendo todo aquello que utilizas en forma constante, “decorativos”, todo aquello que adorna tu casa, y aquí se mezcla lo que combina y lo que no combina entre sí y con tus muebles, y por ultimo tenemos los objetos “no útiles”, siendo todo aquello que ya no usas pero que guardas por si algún día decides que puedas usar nuevamente, o que guardas solo porque alguien te lo regalo, pero que no has tenido el valor de desacerté de el.

La acumulación de objetos y de cosas fuera de su lugar ocasionan, un sin fin de problemas, estos problemas van de sencillos a graves.

Cuando la energía de tu casa no fluye adecuadamente, es muy fácil identificarla; si de repente tú y tu familia se ven envueltos en todo tipo de chismes, enfermedades, problemas económicos, problemas en el trabajo, discusiones, problemas legales, etc., en pocas palabras, cuando sientes que las situaciones están fuera de control, es el momento de tomar acciones drásticas para evitar que las cosas empeoren aún más.

El objetivo del Feng Shui es, ayudarte a vivir en armonía con todo lo que te rodea, así que, observa cuidadosamente tu casa, retira los objetos, que estén fuera de su lugar, los objetos que estén rotos o descompuestos y los objetos que estén amontonados.

También retira los objetos que te ocasionen angustia o incomodidad. Si no estás segura de querer desacerté de dichos objetos en forma permanente, puedes guárdalos en algún lugar donde no los veas, espera 3 meses, que es el tiempo que tarda la energía en modificarse y observa, cual es la reacción de tu familia. Si al cabo de ese tiempo, sientes que el cambio fue favorable, no tendrás ningún problema en retirarlos permanentemente.

La solución está en tus manos y sólo tú puedes remediarlo.

Related posts